La lectura de juego en el arquero de fútbol


En el CEAF entrenamos a los arqueros tanto en el plano físico, táctico y técnico. En este último aspecto, enseñamos diferentes técnicas para que el arquero las incorpore y las pueda emplear en el campo de juego, en las variadas situaciones a las que se enfrenta en un partido.

Hay un punto que va en paralelo a este trabajo. Es quizás el más difícil de transmitir y de incorporar. Es la lectura de juego, la interpretación. Como todas las habilidades, se trabaja, se entrena y se perfecciona. En este punto es fundamental la experiencia, pero no como sinónimo de edad avanzada sino de partidos y de entrenamientos vividos, a cualquier nivel. Es importante estar mentalizados, estar con todos los sentidos atentos a los movimientos de compañeros, de rivales, capitalizar las experiencias. Siempre hablamos con nuestros alumnos y les aconsejamos vivir intensamente los partidos y los entrenamientos, ya que jugamos como entrenamos. Por ejemplo, si en los entrenamientos damos rebote, en los partidos lo más probable es que demos rebote también, porque el cuerpo y la mente incorporan esa actitud. Cuanto mejor entrenemos mejor vamos a jugar.

Es así que el arquero va adquiriendo esa lectura, esa interpretación de lo que pasa en el partido, más allá de la pelota. No confundamos interpretar para anticiparse a la jugada con adivinar lo que va a pasar, un error frecuente que nos puede dejar mal parados ante una mala decisión.

Hay una situación en el juego en el que muchas veces como arqueros nos apuramos, cuando debería ser al revés: el mano a mano. En una jugada de este tipo, la responsabilidad es del delantero, no nuestra: es él quien tiene poco tiempo de resolución y generalmente, dos alternativas; patear o intentar eludir al arquero. Nuestra postura como arqueros, debe ser esperarlo, estar bien plantado en posición básica y actuar en consecuencia a lo que haga el delantero. Un movimiento nuestro puede facilitarle las cosas a la hora de definir, un arquero bien parado es una duda más que se le plantea al definidor. Si en el ataque se suma un compañero al atacante, la opción de pase es otra posibilidad, con lo que tenemos que atender a esa chance también. Ahora bien, hay pelotas en particular en donde nos conviene atacar al delantero. Por ejemplo en una jugada donde el delantero recibe de espaldas, si salimos al encuentro, cuando éste gira ya nos tiene encima, atacando la pelota y el espacio.

Es un claro ejemplo como en un segundo tenemos que definir qué hacer y cómo hacerlo. Saber tomar la decisión correcta lleva tiempo y trabajo, y como en todo aprendizaje también vamos a equivocarnos. Un gesto corporal del rival, un rápido pantallazo de la posición de mis compañeros y mis rivales puede hacer cambiar esa decisión y determinar si atajo la pelota o si va adentro. Eso es la lectura del juego, eso se aprende y en CEAF lo entrenamos.

Espero que este artículo haya sido de su interés. No se olviden de seguir todas nuestras novedades en nuestra Fanpage: https://www.facebook.com/ceafarqueros/

¡Seguimos la próxima!

Sobre el autor

Cesar Gaczynsky
Cesar Gaczynsky
Fundador y Director del CEAF
Arquero profesional