La volea y la semivolea


Cuando el arquero se hace de la pelota y se dispone a iniciar el juego ofensivo, básicamente puede utilizar tres tipos de saque de pie:

– El saque largo de volea.
– El saque de semivolea.
– El saque con la pelota en juego, es decir tirando la pelota al suelo y pegándole de abajo.

Hoy vamos a hablar de los dos primeros, es decir de esos saques que el arquero hace ‘de aire’.

A lo largo de los años las formas de jugar la pelota con el pie ha variado mucho para los arqueros. Antiguamente los saques eran mucho más frontales, la pelota sale de ese modo más alta y la trayectoria es más parabólica. Muchos arqueros utilizaban a su vez la técnica del sobrepique, es decir pegarle a la pelota con un pique previo.

Hoy en día esas técnicas están más en desuso, porque las posibilidades de un saque defectuoso son menores si el arquero se perfila lateralmente para efectuar los saques. El secreto está en definir la mejor manera de posicionarse para obtener la trayectoria, potencia y distancia deseadas.

El saque de volea es el más usado; lo que busca el arquero en este tipo de saques es alcanzar la mayor distancia posible.

Con el saque de semivolea, se busca mayor precisión y no tanta distancia. Lo usamos para efectuar un pase preciso a un compañero o a un determinado espacio, por ejemplo, en un contrataque. Lo que se busca es que la pelota llegue rápido, y no realice una trayectoria con demasiada parábola, para hacer más fácil el control del compañero.

Características de ambos saques:

 

Saque

– El arquero debe realizar el saque desde una posición estática, para evitar imprecisiones.

– Debe colocarse de costado a la cancha, no en posición frontal. El hombro del brazo que sostiene la pelota es el que indica la dirección deseada del remate.

– Debe sostener la pelota con la mano opuesta a la pierna con la que patea. Este es un error común que vemos en los entrenamientos. Si el arquero es diestro, debe sostener la pelota con su brazo izquierdo y viceversa.

– Ese brazo debe estar extendido con la pelota a la altura del pecho y la palma de la mano fija, para luego retirar el brazo haciendo que la pelota quede suspendida en el aire. El brazo se extiende hacia el costado de la pierna con la que pateamos, para que la pelota no nos quede muy cerca del cuerpo, y para que el saque no sea frontal sino lateral.

El otro brazo, extendido y equilibrando el movimiento.

– El último paso lo da con la pierna de apoyo, cuando la pelota ya está en el aire. La pierna con la que patea queda atrás y ya se va preparando para golpear la pelota.

– Cuando golpea la pelota, la pierna con la que pateamos debe estar extendida.

La diferencia fundamental está en la trayectoria de la pierna con la que pateamos. Mientras que en el saque de volea el desplazamiento de la pierna de disparo es mucho más ascendente, en el saque de semivolea, la trayectoria de esa pierna es mucho más lateral. Por eso con el primer tipo de saque la pelota obtiene mayor parábola y distancia, y en el segundo caso el balón va más recto y más preciso.

– En el saque de volea el cuerpo se tira para atrás para facilitar el golpe y lograr un ángulo de tiro de unos 45º, es decir un ángulo que haga que la pelota no se levante demasiado y llegue lo más lejos posible. La pelota se impacta con el empeine en su parte inferior.

saque de volea

– En los saques de semivolea, la pelota se golpea con el empeine, a la altura de la cadera.  El arquero deposita el peso de su cuerpo en la pierna de apoyo. Vemos en la imagen inferior que el desplazamiento de la pierna de disparo es mucho más lateral. Cuando le pegamos a la pelota debemos mantener el pie lo más plano posible, para agarrar la pelota en su parte media/inferior.

saque-semivolea

El saber jugar con los pies es cada vez más importante, y es además uno de los aspectos en los que más se puede evolucionar.

Sobre el autor

Cesar Gaczynsky
Cesar Gaczynsky
Fundador y Director del CEAF
Arquero profesional